miércoles, 21 de marzo de 2018

El ritmo de la naturaleza te va calmando, ella es presente activo que fluye en armonía.
El bosque se expresa y en mi limitada escucha no comprendo que me cuenta, entonces canto, canto tan alto como si estuviera sola en el planeta, le cuento todo lo que siento, le entrego tanto como puedo, me vierto en el viento que agita sus hojas, le siento en caricia por dentro, en mi respiración agitada de caminarlo, suelto, todo suelto, mi cuerpo se aprieta mis manos se sueltan, respiro, sonrió y agradezco, vida del amor en el río cuyo cauce me ensordece al pensamiento, fluyo y sigo, la ardilla, el melandro, la garza, el mirlo, el ratonero, la humana, la oveja, la vaca, la yegua que quiere jugar con los perros,el cormorán pescando en el río, y trajo el mar, vibrando todos en un mismo sendero. Ya no quiero comprender nada, siento, suelto, agradezco, veo el halo de luz en el que todo está envuelto, a través del brillo de mis ojos chispeantes de Amor, contemplo la calma en él, ritmo de Dios. Amor.

jueves, 15 de marzo de 2018

En la limpia mirada, nada hay que limpiar, melodía que se danza siempre para sí, en sí.
Aprender, es prenderse, desaprender, es desprenderse, cómo puede un ser universal prenderse a algo que llene sus manos y no sentirse desdichado? En las manos vacías cabe el todo en el siempre, sin necesidad de borrar pues el mapa universal es perfecto en la vacuidad del alma, todo lo toca a nada se agarra, todo lo contiene en la nada, infinita.

jueves, 1 de marzo de 2018

Cómo podría el amor dejar de ser verdad, conocerlo es reconocerte, sin formas, sin números, sin intereses, Luz Armónica, Sonriente, Instante que siempre Es, siempre en el aquí, siempre presente, siempre es siempre, totalidad.
Cuanto más cerca de ti, más cerca de mi, Amor.
No puedes perder tu esencia pues es lo que eres , inspira-te.