jueves, 28 de septiembre de 2017

Dar gracias es aceptar todos los colores y matices, sin intentar retener nada, sin anclarse en ningún asunto, estando presente, limpio constantemente, cristalino, Gracias.
No hay ilusión en sentir, hay realidad aceptada, amada, hay confianza en el corazón, en si mismo, presente, latente, sin mas intención que ser.
Vuelve en si quien se acepta completamente y deja de luchar contra si mismo, pequeños pasos son grandes pasos, desde el aquí y el ahora, hacia el aquí y el ahora , momento perfecto.
Cuando toca llorar te lloras, cuando toca reír te ríes, por mas confuso que pueda parecer, es igualmente liberador y maravilloso darse cuenta que siempre es, por si mismo.
Cuando se confía en si mismo se es capaz de confiar en el si mismo de "otros" ,tranquilidad.
Crees que vas o vienes, la verdad es constante, presente.
Las estaciones, como recuerdo del pensamiento cíclico, tienden a desaparecer...